Una mascota puede ser un gran regalo de Navidad

La Navidad es una buena ocasión para cumplir el deseo de tener una mascota. Y puede ser el mejor de los regalos. Pero si lo está pensando, o ya está decidido, hay varias cosas que debe tener en cuenta.

Lo primero que hay que saber es que se trata de una decisión para tomar con la cabeza fría, no solo con la emoción o porque el niño de la casa sueña con tener un perrito para jugar.

Se debe pensar en el estilo de vida que se lleva en el hogar, en el espacio de la casa, en las condiciones económicas y en el tiempo que se requiere para la alimentación y los cuidados de un animal de compañía.

“Que los niños crezcan con animales de compañía es maravilloso porque les ayuda a crear empatía con la naturaleza; hace que expandan el círculo de compasión, lo que quiere decir que no solo van a ser amorosos, empáticos y compasivos con su mascota, sino con todos los animales y, por su puesto, con los seres humanos”, expone la etóloga Carolina Alaguna.

La experta en comportamiento animal explica que hay que tener claro que el cuidado de la mascota no se les puede delegar por completo a los niños; el responsable es el adulto. Sin embargo, es claro que ellos deben asumir responsabilidades y cumplirlas. Un animal de compañía requiere el compromiso de todos: desde el paseo diario, el baño, la alimentación hasta la visita al veterinario.

“Todos en la casa deben estar de acuerdo con la llegada de este nuevo miembro de la familia. Por mi parte, yo no estoy de acuerdo con la sorpresa o el animal como regalo de Navidad. Ellos no son juguetes”, dice enfáticamente Alaguna.

Y aclara que cuando los papás pretenden que el niño asuma totalmente la responsabilidad de la mascota y este la descuida o se cansa, muchas veces toman la decisión de abandonarla.

Por otro lado, César Millán, el reconocido ‘encantador de perros’, dedica todo un capítulo a cómo elegir el perro ideal en su libro Guía para un perro feliz. Para él, a la hora de decidir sobre qué perro adquirir es importante conocer los grupos de perros que hay: deportivos, sabuesos, de trabajo, pastores y no deportivos, y estudiar bien las características de cada uno para saber cuál se puede adecuar a nuestra familia.

“A la hora de escoger una raza es mejor analizar el temperamento y ver cómo es el estilo de vida de cada familia. Si viven en casa o en apartamento y la disponibilidad económica”, añade Alaguna.

Los cuidados que requiere –si tiene el pelo largo o corto, si es un perro con mucha energía o si son más bien sedentarios; si les gustan los niños o si son fáciles de educar– son otros elementos para tener en cuenta. Y hay que asesorarse con los expertos para escoger la raza indicada. Encerrar un labrador en un apartamento pequeño, por ejemplo, no tiene mucho sentido.

Un espacio tan reducido se le quedaría pequeño a un animal tan grande y con tanta vitalidad.

Lo que debe tener en cuenta

Si ya tomó la decisión de tener una mascota en su hogar, tenga en cuenta:

Comprométase a cuidar el animal de compañía escogido durante toda su vida, garantizando su bienestar tanto físico como emocional.
el animal de compañía escogido durante toda su vida, garantizando su bienestar tanto físico como emocional.
Debe contar con los medios económicos suficientes para cubrir todos los cuidados y elementos necesarios para garantizar el bienestar del peludo.
Provea los cuidados médicos veterinarios requeridos, incluidas la vacunación y desparasitación.
Debe darle un alimento de buena calidad con la frecuencia requerida, y agua permanentemente.
Es recomendable la esterilización.
Recoja los excrementos de su animal.
Brinde el espacio necesario para su recreación y descanso, protegido del sol y el frío, así como de las inclemencias del clima.
Debe tener tiempo diario para dedicar al cuidado del animal, así como para el ejercicio que debe hacer a diario fuera de casa.
Fuente: EL TIEMPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *